Una aproximación de la literatura científica sobre la relación entre reconocimiento de emociones, deterioro cognitivo y demencias

Una aproximación de la literatura científica sobre la relación entre reconocimiento de emociones, deterioro cognitivo y demencias

Laura Alejandra Mayorga Cadavid y Andrés M. Pérez-AcostaUniversidad de Rosario (Bogotá, Colombia)

El propósito de este artículo es efectuar una revisión de la literatura científica que ha relacionado el reconocimiento de emociones con el deterioro cognitivo y las demencias. El envejecimiento es un proceso natural y gradual de la vida, en el cual se puede presentar el deterioro cognitivo, que se entiende como la disminución del rendimiento en al menos un dominio cognitivo; los dos grandes grupos de este son el deterioro cognitivo leve y las demencias, que se clasifican dependiendo de sus características y etiología, así mismo, los cambios que se presentan en este son definidos por las diferencias individuales y la plasticidad cerebral de cada individuo.

Las emociones son procesos que involucran el componente vivencial, fisiológico y un comportamiento determinado, a partir de la experiencia de un suceso vital significativo; una de las teorías más reconocidas de éstas es la de Paul Ekman que nos habla de seis emociones básicas y universales (alegría, tristeza, ira, asco, sorpresa, miedo).

En cuanto a las estructuras cerebrales implicadas en las emociones encontramos principalmente la corteza témporo-occipital, en especial el giro fusiforme, las zonas órbito-frontal y parietal derecha, la amígdala y los ganglios basales. Adicionalmente encontramos el reconocimiento de las emociones haciendo énfasis a la identificación de emociones tanto positivas como negativas por medio de diferentes tareas.

El reconocimiento de emociones en pacientes con algún cuadro de deterioro cognitivo se ve afectado, donde los pacientes con más evolución tienen un desempeño no tan bueno como lo presentan aquellos pacientes que se encuentran en fases tempranas u agudas de la enfermedad, no en todas las demencias se da de la misma forma, debido a que se ha identificado que en cada demencia el déficit presentado va de acuerdo a sus características, por lo que es necesario identificar bien las características de estas para de esta forma obtener mejores resultados a la hora de evaluar el reconocimiento de las emociones en estas.

Aunque reconocer emociones parecería una tarea fácil, para los pacientes con demencias es una tarea compleja, la cual les presenta retos; además, para un mismo tipo de demencia, incluso el desempeño puede ser diferente según el tipo de tarea, debido a que el cerebro actúa de una forma u otra dependiendo de lo que se le este pidiendo, por lo que se han desarrollado diferentes tipos de tareas para lograr identificar este tipo de diferencias y hacer más específico en qué tipo de reconocimiento es que se presenta el mayor déficit. Adicionalmente, encontramos que es importante tener conocimiento de los medicamentos o tratamientos que están recibiendo los participantes a evaluar, esto debido a que existen medicamentos o tratamientos que pueden disminuir las capacidades cognitivas.

Finalmente, de acuerdo a los reportes el reconocimiento emocional en los diferentes cuadro de demencia ofrecen oportunidad para la innovación tanto en herramientas de evaluación con de rehabilitación neuropsicológica, además puede brindar un buen complemento de los instrumentos actuales, que enfatizan más en los dominios cognitivos.

  • Comparte...
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Google+
  • Tweet about this on Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada