La racionalización de psicofármacos en residencias geriátricas es posible

Dos de cada tres personas que viven en residencias toman algún tipo de psicofármaco. Estos fármacos conllevan riesgos graves (caídas, accidentes cerebrovasculares, arritmias, etc.) y un dramático aumento de la mortalidad. Las pocas publicaciones que describen la prevalencia de uso en España apuntan a que su uso en residencias es excesivo.