Enfermedad de Alzheimer y otras demencias: un reto para todos

Los avances técnicos y sanitarios de los últimos tiempos hacen que le restemos años a la muerte sumándoselos a la vida. Esto se traduce en el aumento de enfermedades crónicas e incremento de la dependencia. En esta línea, la familia juega un papel fundamental ya que asume la mayor parte de los cuidados y esto también implica un coste. Para amortiguar el impacto de la enfermedad es fundamental un buen abordaje profesional.

La importancia de la formación en la lucha contra el alzhéimer

La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Internacional de Alzhéimer publicaron el año pasado un informe titulado «Demencia. Una prioridad de salud pública», que asegura que cada cuatro segundos surge un nuevo caso de demencia en el mundo, o lo que es lo mismo, que cada año aumenta en 7,7 millones la cifra de personas afectadas por algún tipo de enfermedad neurodegenerativa.

La intervención sistémica e intergeneracional en la demencia tipo alzhéimer

El diagnóstico de demencia tipo alzhéimer afecta a la dinámica familiar por medio de la modificación de roles, la creación de nuevas alianzas para el cuidado y cambios en la estructura familiar. Para mejorar la calidad de vida del paciente deben participar en el cuidado todos los miembros de la casa incluidos los más pequeños.