ME CUIDO, TE CUIDO

ME CUIDO, TE CUIDO

Recomendación bibliográfica de la semana

Xavier MontanerNeuropsicólogo clínico y profesor del Máster en Psicología Clínica y Medicina Conductual de la Universidad Autónoma de Barcelona

Montaner, X. (2021). Barcelona: Grijalbo Ilustrados

«Tienes que ser fuerte», suelen decir los médicos, los amigos o la gente de tu alrededor. Desde el momento en el que tu familiar recibe el diagnóstico hasta que las dificultades en el día a día empiezan a ser evidentes a simple vista, tú tienes que estar a su lado y ser fuerte. Tienes que aguantar, pase lo que pase. Qué fácil decirlo, y qué difícil serlo.

Los cuidadores de personas afectadas de alzhéimer pasamos por un amplio abanico de emociones en el camino de cuidar. Perplejidad, inseguridad, tristeza, irritabilidad, culpa… Y frente a esta tormenta de emociones la sociedad occidental nos invita a aguantar estoicamente y a pretender que somos más fuertes que el acero. Pero la cruda realidad es que los esfuerzos físicos y el desgaste emocional que supone cuidar a un familiar afectado de alzhéimer las veinticuatro horas del día puede llegar a quebrar la voluntad de cualquiera. Si eres cuidador, probablemente alguna vez te habrás preguntado: ¿Cómo hacen los demás para aguantar? ¿De dónde sacan las fuerzas y el tiempo? ¿Por qué me afecta tanto a mí? ¿Es normal sentir lo que siento?

En el libro Me cuido, te cuido, publicado por Grijalbo Ilustrados (2021), encontraremos respuestas a estas preguntas y una invitación a reemprender el camino de cuidar desde una nueva perspectiva con la que conseguiremos que la tristeza, el miedo, la inseguridad o la culpa tengan mucho menos impacto en la relación que tenemos con nuestro familiar, en lo que hacemos en el día a día, y en la relación que tenemos con nosotros mismos.

A través de ejercicios prácticos basados en la Terapia de Aceptación y Compromiso y el Mindfulness, el libro nos ayudará a responder de un modo más flexible y compasivo a las situaciones complicadas asociadas al hecho de cuidar. Aprenderemos a manejar las emociones y los pensamientos difíciles para que tengan menos impacto en nuestras acciones y decisiones, mejorando nuestro autocontrol y cultivando la conciencia plena. A o largo del libro encontraremos más de 50 metáforas, ejercicios y propósitos con los que podremos enriquecer la conexión y la comunicación con nuestro familiar. La práctica a la que nos invita el libro nos conducirá a conectar con el valor y el significado de cuidar sin que eso suponga desconectar de nuestra vida. Observando los deberes y centrándose en los derechos del cuidador, nos ayudará a convertir el cuidar en un modo de aprender y el aprender en un modo de cuidar.

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada