Localizadores de personas con demencia

Beatriz Peláez Hernández (1), Rosa María García Arévalo (2)(1)Trabajadora social, (2)Documentalista

Es muy frecuente que en los estadios iniciales de la enfermedad de Alzheimer y en otras demencias, las personas sufran episodios de desorientación espacio temporal. Este tipo de episodios entrañan cierto riesgo cuando la persona enferma sale sola de su domicilio, debido a la posibilidad de perderse o por los peligros propios de la calle (vehículos, semáforos, etcétera).

Esta situación es muy común y en algunos momentos de la enfermedad resulta especialmente preocupante para los cuidadores por el riesgo de que su familiar pueda salir a la calle y no sepa volver al domicilio, o que sufra algún accidente.

Todo ello crea en los cuidadores y familiares un alto grado de intranquilidad, estrés y ansiedad en el cuidado, dando lugar a que se aísle y recluya a la persona con demencia en su domicilio. Esta medida que se suele tomar de manera preventiva para evitar esas situaciones, puede sin embargo generar soledad, aislamiento y depresión en la persona con demencia.

Existen recomendaciones y medidas a tomar para prevenir estos escenarios que no conllevan la pérdida de autonomía e independencia de la persona enferma. Entre estas, encontramos los dispositivos localizadores de personas.

Cualquier tipo de solución para hacer frente a algún problema en la conducta de nuestro familiar necesita de un seguimiento constante, ya que estas enfermedades irremediablemente avanzan. Lo que puede ayudar en un momento determinado, quizá no sirva para más adelante.

Desde el Centro de Documentación del CRE de Alzheimer del Imserso se ha realizado una búsqueda documental sobre distintos dispositivos existentes, indicados para la localización de personas con demencia. Existe un gran abanico de productos disponibles en el mercado. A continuación se recogen algunos de ellos a modo informativo y orientativo, a los cuales se puede acceder a través del siguiente enlace: «Localizadores de personas con demencia»

Hay que destacar que es el familiar o cuidador quien mejor conoce a su familiar enfermo, y quien debe considerar los recursos más adecuados a la situación clínica y sociofamiliar de la persona con demencia.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada