La vida de un individuo con trastornos neurocognitivos por enfermedad de Alzheimer

La vida de un individuo con trastornos neurocognitivos por enfermedad de Alzheimer

Liseth Madelline Pimentel GonzálezLicenciada en Ciencias de la Enfermería por la Universidad de Panamá

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno neurocognitivo de carácter degenerativo que afecta las funciones ejecutoras, de memoria y habilidades de comunicación de las personas que los padecen; esto implica, que su capacidad para realizar actividades sencillas en sus trabajos disminuye. Tienden progresivamente a olvidar a personas cercanas a ellas y sus habilidades de cubrir su propio autocuidado van disminuyendo gradualmente a tal punto que se convierten en dependientes del cuidado de otras personas.

Esta patología representa la principal causa de demencia a nivel mundial en mayores de 60 años y se desconoce; en concreto, las causas de su aparición, sin embargo, muchos estudios científicos atribuyen como factores de riesgo la edad avanzada, las lesiones craneales recurrentes, alteraciones con la apoliproproteína E4 y las alteraciones genéticas como la trisomía 21 al igual que las enfermedades cerebrovasculares.

El diagnóstico de dicha patología se realiza regularmente en las etapas más avanzadas de la enfermedad y esto se debe a que las personas confunden los primeros síntomas y señales como característicos de un envejecimiento normal, complicando de cierto modo el manejo adecuado y oportuno de la enfermedad.

Es de suma importancia la aplicación de programas y proyectos de investigación científica encaminados a desarrollar enfoques rentables para detectar esta afección neurocognitiva en etapas tempranas, convirtiéndose éste en un paso esencial hacia la reducción de la carga de la enfermedad tanto para la población que lo padece, sus familiares y los servicios de salud, que en muchos países carecen de recurso humano, material y financiero para el tratamiento de la misma.

Algunos estudios realizados por el programa panameño PARI (Panama Aging Research Initiative) indican que el principal obstáculo para el diagnóstico y tratamiento efectivo de la enfermedad de Alzheimer es la falta de biomarcadores fácilmente disponibles. Se muestra que a través de imágenes cerebrales y biomarcadores del líquido cefalorraquídeo son muy precisos en la detección de la enfermedad.

El papel que desempeña la familia en el cuidado de los pacientes con enfermedad de Alzheimer es crucial y sumamente importante, el compromiso adquirido que recae sobre ellos implica la demanda de una serie de herramientas y métodos que les permitan ayudar a su familiar a llevar una calidad de vida adecuada a pesar de su padecimiento y evitando sobrecargas y frustración en los cuidadores directos al desconocer de qué manera puede manejar los cambios progresivos y degenerativos del paciente, además de una asistencia psicológica que les sirva de apoyo para afrontar los diferentes cambios que irán apareciendo en el entorno familiar y como adaptarse a ellos de una forma positiva y sana.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada