INTERVENCIONES BASADAS EN EL ARTE DIRIGIDAS A LA PROMOCIÓN DEL BIENESTAR Y CALIDAD DE VIDA EN PERSONAS CON DEMENCIA: PROYECTO AD-ARTS

INTERVENCIONES BASADAS EN EL ARTE DIRIGIDAS A LA PROMOCIÓN DEL BIENESTAR Y CALIDAD DE VIDA EN PERSONAS CON DEMENCIA: PROYECTO AD-ARTS

Mercedes Fernández-Ríos [1], Rosa Redolat Iborra [2], Soledad Corachán Smith [3], Nuria Martínez Enguix [4], Ana Morón Esteban [5][1] Asociación Familiares Alzheimer Valencia (AFAV); Facultad de Psicología y Logopedia. Departamento Psicología Evolutiva y de la Educación. Universitat de València, Valencia. [2] Facultad de Psicología y Logopedia. Departamento de Psicobiología, Universitat de València, Valencia. [3, 4, 5] Asociación Familiares Alzheimer Valencia (AFAV), Valencia.

Las intervenciones artísticas cuentan con una amplia evidencia científica que apoya la compleja y estrecha relación entre las artes y la salud. En 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe de revisión acerca de la evidencia del posible papel del arte en la mejora de la salud y bienestar recomendó, por primera vez, incorporar las artes y la cultura en los sistemas sanitarios. Además, en los últimos años diferentes investigaciones han evaluado los efectos beneficiosos de intervenciones basadas en el arte (música, danza, teatro, artes visuales…) a nivel psicosocial y sobre la calidad de vida.

En personas con de edad avanzada el arte se plantea como una herramienta de gran potencial puesto que facilita una atención más holística y centrada en los gustos y preferencias personales, permitiendo además en ocasiones optimizar recursos ya existentes. Se ha sugerido que intervenciones basadas en el arte pueden ayudar a satisfacer las necesidades tanto psicológicas como emocionales en personas con demencia, contribuyendo a mejorar su bienestar y calidad de vida. Este tipo de aproximaciones también pueden tener un impacto positivo en los cuidadores. Otra de las ventajas de la aplicación de intervenciones artísticas es la flexibilidad que ofrecen ya que pueden realizarse en diferentes contextos: hospitalario, atención primaria, domiciliario o incluso en la propia comunidad (por ejemplo, visitas a los museos locales). En este ámbito, las acciones basadas en museos y dirigidas a personas mayores son relativamente nuevas y en las mismas se integran tanto la visita o apreciación del arte exhibido como la posibilidad de crear obras mediante el dibujo, la pintura, la realización de collages u otras técnicas. Este tipo de actividades favorecen la implicación social de los participantes, tanto con los propios familiares y cuidadores como con el entorno. Además, les posibilita seguir participando en la sociedad de acuerdo a sus capacidades, teniendo siempre presente sus deseos y necesidades a lo largo del ciclo vital.

Este acercamiento se inscribe en la tendencia actual de abordar los problemas de salud también desde contexto social y comunitario. El uso del arte se considera un buen ejemplo de estimulación multisensorial puesto que se promueven intervenciones complejas que combinan diferentes componentes (somática, vestibular, visual, auditiva, táctil…) pudiendo esta estimulación multimodal incidir sobre la salud. Así mismo, en las circunstancias actuales derivadas de la pandemia por Covid-19 las intervenciones basadas en el arte se presentan como una excelente herramienta para favorecer estrategias de afrontamiento positivas.

Las actividades artísticas pueden inducir respuestas en un amplio abanico de funciones (estimulación cognitiva, apoyo social y menor sentimiento de soledad, reducción del estrés, menor nivel de depresión, disminución del dolor crónico y del sedentarismo…) que se encuentran estrechamente relacionadas con la salud. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que los programas basados en el arte y dirigidos a personas con demencia son complejos dado que integran diferentes componentes que interactúan entre si, de ahí la necesidad de plantear aproximaciones integradoras. El arte, además de estimular a nivel cognitivo, emocional y social, debería permitir conectar con elementos de la propia identidad personal y colectiva, facilitando la reminiscencia.

Dados los resultados positivos de este tipo de intervenciones se han planteado numerosas iniciativas relacionadas con diferentes artes. Muchas de estas iniciativas están inspiradas en el proyecto Meet Me MoMA llevada a cabo por el Museum of Modern Art (MoMA) en Nueva York. De igual modo, a nivel nacional podemos encontrar diferentes iniciativas como la realización de los talleres “El color de la memoria en la abstracción” realizados mediante la colaboración entre la Asociación de Familiares Alzheimer Valencia (AFAV) y el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), con el patrocinio de DKV seguros. Otras iniciativas a nivel nacional son el proyecto “Arte y Cultura como Terapia contra el Alzheimer” impulsado por la Unidad de demencias del hospital Virgen de la Arrixaca (Murcia) y la organizada por el Museo Picasso de Málaga. Además de los múltiples beneficios expuestos anteriormente este tipo de iniciativas contribuyen a hacer efectivos los derechos de las personas mayores de participación en la sociedad e inclusión, aproximándonos hacia una sociedad para todas las edades.

En esta línea, AD-ARTS es un proyecto Europeo Erasmus+ (2019-1-ES01-KA204-065959) en el que participan Eslovenia, Turquía, Grecia e Italia, y que está liderado por la Asociación Familiares Alzheimer Valencia (AFAV). Como su nombre indica, este proyecto se basa en el uso de las artes (danza, drama, arte y música) con finalidad terapéutica. Como hemos puesto de manifiesto anteriormente, la evidencia científica apoya los posibles beneficios de las intervenciones artísticas en personas con diferentes patologías, entre ellas la demencia. Por ello, el objetivo principal AD-Arts es mejorar las competencias de las personas con Enfermedad de Alzheimer (leve y moderado), apoyando también a los familiares/cuidadores y a los profesionales que trabajan en esta área. Se plantea la implementación de las terapias artísticas creativas, apoyadas por herramientas digitales, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las personas con demencia. La accesibilidad de este tipo de recursos puede favorecer la flexibilidad de la intervención en este grupo de la población. Con el fin de alcanzar este objetivo el proyecto desarrollará guías metodológicas y procedimientos tanto para la implementación de las terapias artísticas como para el uso de las herramientas digitales que pueden utilizarse.

En definitiva, el arte podría considerarse como una intervención no farmacológica prometedora en personas con deterioro cognitivo y demencia, planteándose la necesidad de nuevas investigaciones acerca del potencial terapéutico de estas intervenciones. En conclusión, podemos considerar el uso de las artes como una aproximación que promueve y posibilita una perspectiva más global de la salud. Mediante la posibilidad de interactuar con el arte y “dejarse tocar” por el, estas actividades pueden desempeñar un papel integrador en diferentes ámbitos relacionados con el bienestar. Las artes se nos presentan como una modalidad de cuidado que puede contribuir a fomentar la comunicación y la expresión en aquellas personas que poco a poco van perdiendo su memoria y sus capacidades verbales.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada