Influencia de la demencia y de la enfermedad de Alzheimer en la luxación de la artroplastia parcial de cadera

Influencia de la demencia y de la enfermedad de Alzheimer en la luxación de la artroplastia parcial de cadera

David González QuevedoFacultativo Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Regional Universitario de Málaga

La tasa de incidencia de fracturas de cadera en España se encuentra alrededor de 301 a 897 por 100.000  habitantes. La mayoría de estos pacientes sufren una fractura intracapsular de fémur que son tratadas principalmente mediante artroplastia parcial cementada según las guías de práctica clínica actuales. Una de las posibles complicaciones de esta cirugía es la luxación del componente protésico, encontrándose tasas en la literatura que varían del 1 al 15%.

En nuestro estudio realizado con 295 pacientes de nuestro centro, encontramos que aquellos pacientes con demencia y enfermedad de Alzheimer tienen un aumento estadísticamente significativo del riesgo de luxación tras una artroplastia parcial de cadera (de aproximadamente 4 veces para la enfermedad de Alzheimer y de 3 veces para la demencia).

Los pacientes con enfermedad de Alzheimer tienen una mayor incidencia de fracturas de cadera debido a una menor densidad ósea junto con menores niveles de vitamina D en sangre. Parece ser que esto es debido a la degradación de acetilcolina del hipotálamo característica de estos pacientes, aunque no está claro que el Alzheimer sea un factor de riesgo independiente para las fracturas por fragilidad.

Un reciente estudio señala que la demencia podría ser también un factor de riesgo para esta complicación. Creemos que este aumento del riesgo de luxación, se puede explicar por varios factores. Se ha demostrado que el patrón de la marcha de este tipo de pacientes es diferente: una longitud de paso más corta, una velocidad de paso más baja con un mayor número de pasos, un uso de más del doble del área de apoyo y más oscilación de la marcha. Todos estos factores aumentan el riesgo de caídas. Además, los pacientes con enfermedad de Alzheimer tienen una mayor mortalidad tras sufrir una fractura de cadera en relación con los pacientes que no tienen deterioro cognitivo.

Además, en nuestra investigación, encontramos un aumento de la frecuencia de luxación en aquellos ancianos que se encuentran institucionalizados en una residencia. Se han publicado trabajos que demuestran un aumento de las complicaciones, sobre todo la infección postoperatoria, en este tipo de pacientes crónicos institucionalizados tras una artroplastia parcial de cadera.

En resumen, tanto la presencia de demencia como de enfermedad de Alzheimer es un factor de riesgo a un año para la luxación de la artroplastia parcial de cadera en el paciente anciano. La identificación de estos pacientes, podría ser útil para evitar esta complicación de la intervención y que se asocia con una elevada morbimortalidad.

Pueden acceder al artículo completo en el siguiente enlace:
https://www.actualidadmedica.es/archivo/2018/803/or05.html

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada