Faça Memórias: Intervención cultural en personas mayores con demencia

Beltrina Côrte [1], Cristiane Pomeranz [2][1] Profesora del Programa de Estudios de Postgrado en Gerontologia de la Universidad Pontificia de Sao Paulo, [2] Arteterapeuta

Faça memórias: intervención cultural en personas con alzhéimer

¿Cómo integrar socialmente a una persona con enfermedad de Alzheimer u otras demencias a través del arte y el afecto? ¿Puede el arte estimular cognitivamente y captar la atención de las personas con demencia? ¿Se puede ser más astuto que el olvido?

Una de las posibles vías es Faça Memórias, un programa cultural que se realiza semanalmente en MuBE –Museo Brasileño de Escultura- ubicado en la cuidad de São Paulo (Brasil) y destinado a personas mayores con pérdida de memoria. El arte habla al alma, por eso es un método seguro para aliviar distintas dolencias. Además, estimula la creatividad y lo que pocos saben, la memoria.

Se trata de una intervención no farmacológica que resulta eficaz en la mejora de la calidad de vida de las personas mayores con demencia. Inspirado en el «Meet me» del MoMA (Museo de Arte Moderno) en Nueva York, este programa hace uso de las obras de arte expuestas como estímulo para la memoria. Además los arteterapeutas Cristiane Pomeranz y Juliana Naso –creadores- y la orientadora pedagógica Maria Rita Rayel, desarrollan distintas actividades artísticas en el taller del museo. El programa es un punto de referencia en la búsqueda de nuevos enfoques para hacer frente a la enfermedad de Alzheimer.

Faça Memórias existe desde 2009 en MuBE, como consecuencia natural del estudio de «Arte&Inclusão», establecido en 2007 en el mismo museo, que hoy se ofrece a muchas personas -víctimas de accidentes cerebrovasculares y enfermos de alzhéimer u otras patologías-. Apreciar una obra de arte cultiva áreas que permanecen intactas, incluso si la demencia no le deja comprender lo que está contemplando.

La experiencia adquirida en el proyecto a lo largo de estos años muestra que las personas mayores integradas en nuestra sociedad no pierden su protagonismo, a pesar de su enfermedad. A diferencia que la mayoría de las personas con alzhéimer, los participantes de Faça Memórias tienen la oportunidad de existir en nuestra sociedad. Así, mientras que la enfermedad no destruya a la persona, seguirá siendo un ser social, esencia del ser humano.

Permitir que las personas mayores con alzhéimer interactúen con el arte es una forma placentera de estimularles cognitivamente y de dignificar una enfermedad marcada por el olvido y por el desprecio colectivo.

También es una herramienta importante para la arteterapia que, a través de las imágenes de las obras expuestas, les da la posibilidad de encontrarse, incluso si todo está confuso. Es una manera de mantener vivas por más tiempo las funciones cerebrales que aún están activas. La arteterapia se ofrece a las personas mayores como un regalo que se desenvuelve, explora y recibe con toda su capacidad de comprensión.

El museo es en sí mismo un escenario impresionante debido a la arquitectura y a las obras expuestas, lo que hace que sea un factor positivo para el trabajo propuesto. Además de la estimulación cognitiva y el pensamiento, hay algo que se construye con estas personas y que es mucho más sutil. El afecto, el medio ambiente, el impacto de las obras de arte y la socialización no queda grabado en su memoria, pero nos muestra, por la experiencia adquirida en los últimos años, que algo muy positivo está sucediendo. Algo que hace que esas personas que sufren la enfermedad se relacionen con la vida, aunque solo sea por un momento.

Esta exitosa experiencia es una oportunidad para que los centros culturales replanteen su papel hacia estas personas, carentes de actividades interesantes. Después de todo, el museo es también un lugar de recuerdos.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada