Estudio piloto sobre el impacto de las actividades creativas (taller de cerámica) en el bienestar de personas con demencia

SERVICIOS DE REFERENCIA16 ABR 2015

Múltiples experiencias y ejemplos muestran que las personas con demencia pueden participar en actividades artísticas y producir arte con un considerable valor estético (Chatterjee, 2006; Chancellor, Duncan y Chatterjee, 2014), Así, se ha propuesto que las actividades artísticas pueden ser una intervención efectiva para mejorar el bienestar personas con demencia y algunos estudios muestran que puede ser efectiva para aumentar el interés, atención sostenida, placer y autoestima (Kinney y Rentz, 2005), así como mejorar el estado de ánimo, aliviar alteraciones de conducta, mejorar la comunicación y reducir la ansiedad, agitación y depresión (Chancellor, Duncan y Chatterjee, 2014).

Los talleres de artes creativas pueden considerarse como actividades significativas, que ofrecen a los participantes una oportunidad para la estimulación a través de actividades recreativas y de ocio. Se ha comprobado que las actividades significativas pueden mejorar la calidad de vida, retrasar el declive cognitivo y promover la autoestima (Marshall & Hutchinson, 2001). Así mismo pueden generar placer y bienestar, ayudar al restablecimiento de la dignidad, proporcionar tareas significativas, restaurar roles y promover la socialización.

A partir de esta idea, un equipo de investigación del CRE de Alzheimer del Imserso, dirigido por los neuropsicólogos Enrique Pérez Sáez y Elena Cabrero Montes, y la logopeda María Llorente Cano, puso en marcha un estudio piloto sobre el impacto de las actividades creativas, en este caso un taller de cerámica en el bienestar de las personas con demencia.

El propósito de este estudio era conocer hasta qué punto los participantes en actividades artísticas y creativas se implican en las actividades, experimentan una sensación de bienestar y mejoran su estado de ánimo. Así mismo el estudio pretendía comprobar si la participación en un programa de actividades creativas mejora la autoestima de las personas participantes.

Se llevaron a cabo varias sesiones grupales en las que los usuarios fabricaron, con la ayuda de los facilitadores, diversas piezas de cerámica que les eran entregadas en la siguiente sesión una vez habían sido cocidas en el taller de los facilitadores.

Para valorar el efecto del taller de cerámica se realizó un registro observacional de la conducta y actitud de los usuarios durante las sesiones y se llevaron a cabo evaluaciones antes y después del programa.

Una vez finalizado el estudio, se constató que las sesiones de terapia creativa tuvieron un efecto positivo sobre el estado de ánimo, y se produjo un aumento significativo de la autoestima. Se observaron múltiples expresiones y gestos de disfrute durante la realización de la tarea, en todos los grupos de trabajo. Los participantes recibían con entusiasmo las indicaciones de las figuras tenían que realizar. Así mismo, al recibir su trabajo, quedaban impresionados con el resultado de la figura realizada. Las conductas de irritabilidad, tristeza y agitación, en caso de estar presentes previamente al comienzo del taller, disminuían considerablemente a lo largo del mismo.

La conclusión principal de la investigación es que la arte-terapia puede ser una terapia no farmacológica muy apropiada para personas con demencia, ya que a pesar de sus limitaciones pueden disfrutar de la actividad, lo que genera un estado de ánimo positivo durante las sesiones, proporciona bienestar psicológico y fortalece la autoestima de los participantes. Otros efectos que merece la pena estudiar en el futuro son la reducción de ansiedad, agitación y otras conductas disruptivas.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada