EL TRATAMIENTO ANTI-HIPERTENSIVO EN LA PREVENCIÓN DE LA DEMENCIA Y LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

EL TRATAMIENTO ANTI-HIPERTENSIVO EN LA PREVENCIÓN DE LA DEMENCIA Y LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Augusto VicarioCardiólogo, Unidad Corazón-Cerebro, ICBA-Instituto Cardiovascular, Argentina

Desde hace varias décadas sabemos que la enfermedad vascular puede contribuir al desarrollo del deterioro cognitivo, la demencia y la enfermedad de Alzheimer. Entre estas enfermedades que causan injuria vascular en el cerebro la hipertensión arterial, tal vez sea la más importante. Es así que, la Alzheimer’s Diseases International reconoció a la hipertensión arterial como el principal “factor de riesgo vascular modificable” para desarrollar enfermedad de Alzheimer. En la actualidad se estima que un billón de personas padecen hipertensión arterial y 40 millones de personas sufren demencia en el mundo. Demencia e hipertensión dos patologías con alta prevalencia que interaccionan en forma compleja en el cerebro de las personas y comprometen su salud cognitiva.

Si la hipertensión arterial es un factor de riesgo, el tratamiento anti-hipertensivo debería poder controlar el riesgo y disminuir de algún modo su efecto, es decir el deterioro cognitivo y la demencia. Este artículo intentó reunir y revisar en forma no-sistemática la evidencia médica actual sobre el lugar que ocupa el tratamiento anti-hipertensivo en la prevención del deterioro cognitivo, la demencia vascular y la enfermedad de Alzheimer, más allá del conocido efecto sobre la prevención del ataque cerebro-vascular (ACV).

A pesar de los complejos mecanismos fisiopatológicos que vinculan la hipertensión arterial con la enfermedad vascular del cerebro y las enfermedades neurocognitivas, así como la falta de estudios diseñados para observar el efecto del tratamiento anti-hipertensivo, no impiden concluir que el adecuado control de la presión arterial, en especial cuando esta inicia en la etapa media de la vida, previene o retrasa el comienzo del deterioro cognitivo y su conversión a demencia.

En este trabajo de revisión, realizado por el Working Group Hypertension and Brain de la European Society of Hypertension conjuntamente con la Red Federal Corazón-Cerebro (www.corazoncerebro.com.ar) en Argentina, y publicado en la revista de la Federación Argentina de Cardiología analizó en forma ordenada estudios longitudinales, meta-análisis y ensayos randomizados que permitieron concluir no solo como el tratamiento anti-hipertensivo impacta sobre la incidencia de las demencia sino también alerta sobre la superioridad de alguna clase de drogas por sobre otras.

Las investigaciones deben continuar para esclarecer muchas dudas que aún persisten, tanto sobre los complejos mecanismos cerebrales y las interacciones entre componentes vasculares y neuropatológicos, cuanto sobre la acción de las drogas antihipertensivas utilizadas. No obstante ello, el tratamiento y adecuado control de la hipertensión arterial con las drogas anti-hipertensivas actualmente en uso, parecen brindarnos una oportunidad para controlar el crecimiento epidémico de las demencias y preservar la salud cognitiva.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada