Edad, escolarización y tareas de Fluencia Verbal para el screening de pacientes con enfermedad de Alzheimer

Adriana Goñi Sarriés (1), José J. López-Goñi (2), David Granados-Rodríguez (3) y Ángela González-Jiménez (4)(1) Servicio Navarro de Salud – Osasunbidea, (2) Departamento de Psicología y Pedagogía. Universidad Pública de Navarra, (3) Servicio Andaluz de Salud, (4) Hospital San Juan de Dios (Pamplona)

La Fluencia Verbal (FV) es la capacidad de producir un habla espontáneamente fluida, sin pausas ni fallos en la búsqueda de palabras. A pesar de su aparente simplicidad es una tarea cognitiva compleja que requiere la intervención de procesos lingüísticos, mnésicos, ejecutivos y atencionales.

En el contexto clínico la FV se valora mediante distintas tareas en las que la persona debe generar tantas palabras como pueda bajo unas condiciones restringidas de búsqueda y en un tiempo limitado (normalmente un minuto). Hay dos criterios de evocación, el semántico (por ejemplo, «dígame cosas que puede encontrar en su casa») que engloba las tareas de fluidez verbal semántica (FVS) y el fonológico (por ejemplo, «dígame palabras que empiecen por la letra “F”») que son tareas de fluidez fonológica (FVF). Ambas son muy empleadas en la práctica clínica porque no necesitan instrumental, exigen poco tiempo, se pueden realizar en cualquier medio y aplicar a personas no evaluables por otras pruebas.

Los objetivos que pretende este estudio son:

  1. Comparar la capacidad discriminativa de las tareas de FVS «cosas en una casa» y «alimentos» frente a la tarea «animales» entre pacientes con enfermedad de Alzheimer (EA) y sujetos sanos.
  2. Comparar el uso de los fonemas “P”-“M”-“R” como tarea alternativa y/o paralela a los fonemas “F”-“A”-“S”.
  3. Valorar el uso combinado de ambos tipos de tareas junto con el de variables sociodemográficas para la discriminación de pacientes con EA y sujetos sanos.

La muestra está formada por 100 sujetos, 50 en un grupo experimental procedente de un Centro de Día Psicogeriátrico, diagnosticados de EA probable según CIE-10 y con un deterioro cognitivo moderado, y otros 50 en un grupo control formado por las parejas de los pacientes y cuidadores externos.

Tanto la categoría semántica como fonológica muestran resultados semejantes, una alta correlación entre las distintas tareas, mantienen la validez de criterio y permiten su utilización de forma paralela. La combinación de ambas pruebas mejora la discriminación entre población sana y con demencia. El modelo de predicción que logra discriminar correctamente al 91% de los sujetos evaluados es el que incluye las tareas “cosas en una casa”, los fonemas “A” – “S” y las variables edad y años de escolarización. El modelo no ha incluido la variable sexo, lo que indica que las variables sociodemográficas relevantes son la edad y el nivel educativo.

Este estudio presenta limitaciones. Sería deseable replicar los resultados con otras muestras clínicas, se podría variar el orden de pasación de las pruebas para controlar el efecto de la fatiga que pudiera estar afectando a los resultados y, por último, es importante continuar con la normativización de estas pruebas para mejorar su eficacia diagnóstica.

En este trabajo se proponen tareas alternativas a ambas categorías de FV tanto para contribuir a diferenciar población con EA frente a sujetos sanos, como para disponer de otras pruebas en exploraciones neuropsicológicas repetidas. El modelo predictivo incorpora un uso combinado de ambas tareas y tiene en cuenta variables sociodemográficas, con un mínimo de tiempo para su aplicación.

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada