Dieta de disfagia

Dieta de disfagia

María José Martín Amaro, Cristina Resines PérezLogopedas en el CRE de Alzheimer

En personas con demencia que presentan disfagia, un aspecto fundamental en el tratamiento es ir adaptando la textura de los alimentos de forma individualizada y en función de la evolución de la enfermedad.

La dieta de disfagia la usamos cuando existe una alteración en la fase oral y/o faríngea. En este tipo de dieta se descartan una serie de alimentos de riesgo, ya que pueden comprometer la seguridad en la deglución. Algunos de estos alimentos son alimentos fibrosos como la lechuga, o alimentos de textura mixta, como una sopa de pasta (ver video “alimentos de riesgo”).

También en la dieta de disfagia se evitan alimentos que sean duros, sustituyéndolos por alimentos suaves y blandos, como un pescado cocido o fruta madura.

Con la adaptación de la dieta, modificando volumen y consistencia, queremos favorecer la eficacia y la seguridad en la deglución.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada