Diagnóstico de deterioro cognitivo leve

Tamara Jiménez Díazterapeuta ocupacional de Afalmo y máster en Neuropsicología

Diagnóstico deterioro cognitivo

Dado el aumento de personas afectadas por algún tipo de demencia, se está avanzando progresivamente en el desarrollo de diversos test que facilitan el diagnóstico del deterioro cognitivo leve de forma prematura.

Por tanto, una buena noticia para todos nosotros (profesionales, familiares, pacientes…), ya que es sabido que la prevención y el diagnóstico precoz de estas enfermedades son factores determinantes en la evolución de la misma.

En la actualidad, se usan mucho los test de cribado para detectar si hay o no deterioro cognitivo. Su uso es fácil y se aplican en poco tiempo. Sin embargo, y aunque todos persiguen el mismo fin, estos test difieren mucho unos de otros en sus resultados.

Además, es necesario tener en cuenta que el perfil de la población a la que van destinados, es, en su mayoría, de personas con un nivel cultural medio-bajo. Por consiguiente, es vital que estas evaluaciones estén adaptadas al usuario o, de lo contrario, no medirán correctamente si hay un deterioro cognitivo claro o, simplemente, una carencia cultural para realizar bien estos test.

Por tanto, nos deberíamos preguntar: ¿Qué test de cribado es mejor para la detección precoz de deterioro cognitivo? ¿En qué nos tenemos que basar para usar uno u otro?

En mi trayectoria profesional he venido detectando que en la mayoría de los casos depende del profesional que realice la evaluación y de su criterio.

Generalmente, en las unidades de neurología, geriatría, neuropsicología… se usa como primer test el Mini-Mental State Examination (MMSE). Sin embargo, muchas de las investigaciones sobre este test hacen referencia a la poca sensibilidad y especificidad para el diagnóstico del deterioro cognitivo leve.

Desde Afalmo, la Asociación de Familiares de enfermos de Alzheimer y otras demencias de La Mesa de Ocaña, apostamos no sólo por la utilización del MMSE, sino que pretendemos analizar más específicamente si hay o no un deterioro cognitivo leve.

Por esta razón, nosotros complementamos nuestro protocolo de evaluación con otros test de cribado y baterías neuropsicológicas. Según mi experiencia, el uso conjunto de estos test abarca un espectro mucho mayor. Además, la suma de los ítems que lo conforman son más útiles y específicos en su uso con personas mayores. Muchos de los pacientes que atendemos tienen un nivel cultural bajo, y el uso de un solo test puede limitar la toma de información que el profesional recibe, y por consiguiente, que el plan de intervención carezca de la validez que pretendemos.

Al comparar los resultados entre el MMSE y otros test de cribado de muchos de nuestros pacientes, observamos que las puntuaciones en determinadas áreas cognitivas superiores distan mucho unas de otras.

Por tanto, nuestra conclusión y recomendación es no ceñirse únicamente a una única evaluación superficial, sino que lo más competente sería valorar multidisciplinarmente y minuciosamente a todos los pacientes, de manera individual para poder asegurar donde se encuentran los déficits y poder trabajar a partir de estos resultados.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada