Consciencia del otro en patologías neurodegenerativas

Consciencia del otro en patologías neurodegenerativas

Eva M. Arroyo-AnllóDoctora en Neuropsicología

Este artículo publicado en la Revista Latinoamericana de Psicología (Arroyo-Anlló et al., 2017) traza un análisis retrospectivo del estado actual del concepto emergente denominado consciencia del otro, en dos tipos de demencias: la enfermedad de Alzheimer y la demencia frontotemporal de variante frontal.

En las últimas dos décadas, las alteraciones del comportamiento han sido consideradas como los síntomas clave en la mayoría de las patologías neurodegenerativas, que podrían tener una importancia crucial en el inicio y progresión de dichas enfermedades. Así, el papel de la consciencia del yo o Autoconsciencia (AC) y la consciencia del otro (CdO) en los trastornos conductuales de neuropatologías es una temática emergente en Neurociencias, que se refleja en un incremento de estudios por comprender las alteraciones de la AC y CdO en patologías neurodegenerativas, así como en el desarrollo de psicoterapias para el manejo de los síntomas de personalidad y comportamiento de los pacientes y de su calidad de vida.

El artículo describe las relaciones entre la AC y la CdO en las demencias, cuya interacción podría estar regulando el comportamiento y las relaciones sociales. Consideran que la AC implica ipso facto la CdO, es decir la consciencia que uno mismo tiene de los otros congéneres. La AC es multifactorial y proporciona el conocimiento de nuestra identidad personal, de la permanencia de nuestro Yo a lo largo del pasado, presente y futuro. Nuestro Yo es una construcción de su relación consigo mismo, pero no vivimos aislados y el Yo es también una construcción de nuestras relaciones con los otros congéneres. La CdO es la consciencia que uno mismo tiene de los otros congéneres. La AC y la CdO podrían ser un reflejo de un proceso subyacente común, a saber, la capacidad de concebirse uno mismo en primera persona y utilizar la propia experiencia para inferir la existencia de experiencias similares en otros.

El artículo analiza también los componentes de la CdO desde los más básicos a los más complejos (reconocimiento emocional del rostro, prosodia emocional, pragmática del lenguaje, mentalización, empatía y razonamiento social) en ambos tipos de demencia, ya que ésta ofrece un campo muy válido de investigación en cuanto a las perturbaciones de la AC y CdO. Las patologías neurodegenerativas, tales como la enfermedad de Alzheimer (EA) y la demencia fronto-temporal variante frontal (vfDFT), pueden afectar a diferentes aspectos de la AC y de la CdO. Los estudios analizados reflejaron que la EA y la vfDFT inducen un deterioro heterogéneo de la AC. Los aspectos más alterados de la AC en la EA fueron los de anosognosia, razonamiento moral y memoria prospectiva, mientras que los aspectos más alterados en la vfDFT fueron anosognosia, estado afectivo y razonamiento moral, los cuales estaban asociados a los trastornos comportamentales y así, a un funcionamiento órbito-frontal.

Con respecto a la CdO, este trabajo de revisión muestra que en las primeras etapas de la EA, los pacientes presentan una vida social aceptable, a pesar de presentar algunas dificultades en algunos aspectos de la CdO, asociadas al deterioro cognitivo general, tales como la prosodia emocional o la pragmática del lenguaje. De esta manera, los pacientes con EA pueden paradójicamente desarrollar un buen sentido social que incrementa su sensibilidad social. Por el contrario, los pacientes con vfDFT presentan desde los inicios de la enfermedad graves problemas en las relaciones sociales, que podrían explicarse por las importantes alteraciones en cada componente de la CdO .
Además, se revisan los estudios de neuroimagen relacionados con la CdO, sugiriendo que los cambios de personalidad en pacientes con patologías neurodegenerativas podrían deberse a un desequilibrio de complejas redes fronto-temporales del hemisferio derecho. Ello produciría una severa disminución de la atención hacia las señales sociales significativas, de sus emociones, de la consciencia de las reglas sociales, así como de la consciencia de sí mismo, lo que le llevaría a mostrar comportamientos aberrantes.

Finalmente, la publicación anima a realizar más análisis de las relaciones entre la AC y la CdO, con el fin de comprender mejor los trastornos del comportamiento humano en neuropatologías y en otras patologías psiquiátricas.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada