Coaching en cuidadores formales e informales

Elena Ivonne Drapá CastroPsicóloga Clínica Especializada en Gestión Emocional, Crecimiento Personal y Re-establecimiento del Equilibrio Psicológico, a través de la Creatividad con el uso del Arte.

¿Te has planteado por qué el Coaching funciona con cuidadores de personas dependientes? ¿Piensas en cómo te gustaría cuidar? ¿Reflexionas acerca de cómo cuidas? ¿Te cuidas para cuidar? Este artículo trata de cómo se puede cuidar mejor, si uno se cuida.

El Coaching, llamado por los profesionales que trabajamos en esta materia como Psicología orientada a Resultados, encuentra en esta metodología una forma idónea para prevenir la sobrecarga de los cuidadores. Cuando se llega al punto de padecer el «síndrome del quemado», se necesita de un Psicólogo del ámbito Clínico, porque significa que uno pasó de la línea de la normalidad por no cuidarse. Parece lejos llegar a los estados más acusados de este cansancio pero, normalmente se producen sin que la persona sea consciente de cómo ha llegado a esa situación.

Pasar por un proceso de Coaching en el que el tema reto es cómo cuidar a mi ser querido o a aquella persona que tengo enfrente de mí, requiere de valentía para explorar dentro de uno mismo acerca de emociones que tiene sobre esa persona a la que cuida. Además de prevenir, el Coaching al cuidador formal o informal, lo protege de problemas que pueden derivarse de ese cuidado que realiza a esa persona o a su ser querido, como por ejemplo problemas con la pareja, con los hijos o la desaparición de la red social… dado que el entorno recibirá con claridad la fórmula de cuidado para ese familiar o a esa persona o personas, haciéndose así, partícipe del mismo.

La importancia del cuidado al cuidador cuando existe una persona dependiente, es fundamental para su calidad de vida y para la de la persona que ejerce este trabajo, bien sea remunerado, bien sea porque es un familiar.

En este intercambio, se producen beneficios claros en la calidad de la relación con esa persona o ser querido, y en la salud emocional de ambos. Se puede hacer un ejercicio de visualización en este instante, solo con pensar en cómo se quiere que sea el cuidado que se da, siendo consciente del estado físico y emocional del familiar o de las personas a las que se cuida.

Todo es un círculo que empieza y termina con la consciencia y preservación de uno mismo para tener bienestar, y desde éste, cuidar bien. Desde criterios tanto médicos como psicológicos, los profesionales decimos que… «Para cuidar bien, hay que cuidarse bien».

La Psicología orientada a Resultados, aporta una herramienta en la que apoyarse para poder sentir mayor bienestar en el papel que se decide llevar a cabo. Cuando nos sentimos acompañados en el camino del cuidado al otro y descubrimos cómo queremos hacerlo, sentimos un colchón en el que apoyarnos para gestionar con calidad ese cuidado. La Psicología orientada a Resultados o Coaching, consiste en acompañar para la consecución de resultados extra-ordinarios. ¿Qué pasaría en el cuidado que le das a esa persona si te cuidaras?

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada