Aplicabilidad de Kinect en terapias no farmacológicas sobre población con deterioro cognitivo

Antonio Caba-RubioFisioterapeuta

Como profesionales dedicados a la atención de personas con enfermedad de Alzheimer (EA) y otras demencias, según nuestra experiencia, supone un reto el ser capaces de proponer actividades que aseguren un nivel suficiente de adhesión y aprovechamiento por parte del paciente que redunden en la consecución de los objetivos planteados. En este sentido, el propio proceso patológico de la EA, que compromete la cognición, la funcionalidad, y la conducta de la persona con demencia,  brinda una gran variedad de intervenciones, de tipo social, ambiental y terapéutico. De hecho son varios los trabajos que coinciden en que las terapias no farmacológicas (TNF) pueden ser beneficiosas en este tipo de pacientes, destacando su gran versatilidad, que permite influir sobre áreas complejas como el bienestar psicológico y la calidad de vida.

En nuestra propuesta planteamos un método de trabajo para sesión grupal encuadrable dentro del concepto de estimulación cognitiva enriquecida, diseñado para  influir sobre varias áreas y así conseguir beneficios más amplios, abarcando aspectos físicos, cognitivos, y psicomotrices. Sin olvidar que son varios los trabajos que también abordan la influencia de las TNF y el uso de videojuegos sobre la esfera afectiva y relacional, además de subrayar la capacidad de estos para favorecer la adhesión al tratamiento.

Para su diseño nos basamos en la premisa de que la intervención rehabilitadora produce beneficios a través de la modulación de mecanismos neuroplásticos, además al igual que tratamientos específicos para personas con daño cerebral adquirido, adoptamos como marco teórico teorías de aprendizaje motor. Así mismo, con este método y utilizando como herramienta la consola Xbox 360 con dispositivo Kinect de Microsoft y tres juegos, se realizó un estudio comparativo pre-post durante el cual se sometió a una muestra compuesta por 64 mujeres y 25 hombres, con distintos grados de deterioro cognitivo (65% con diagnóstico de enfermedad de Alzheimer y otras demencias y 35% sin deterioro cognitivo), usuarios de servicios residenciales, centros de día o domiciliarios, a 12 sesiones de entrenamiento, repartidas en cuatro semanas.

El uso del dispositivo Kinect permite la interacción con la actividad sin necesidad de usar mandos, por lo que con su utilización es posible proponer actividades en las que la persona realice tareas orientadas a la consecución de un fin, dentro de un entorno controlado, donde el terapeuta pueda facilitar los movimientos funcionales ayudando al paciente a resolver problemas y de esta forma, permitirle experimentar patrones de movimiento y el éxito en la realización de la tarea, favoreciendo la adquisición de habilidades y estrategias de movimiento abandonadas por el desuso.

Por tanto el objetivo de este trabajo fue evaluar la utilidad del dispositivo Kinect como soporte para el diseño y realización de sesiones de estimulación cognitiva enriquecida, así como la influencia del método desarrollado, sobre las áreas física (equilibrio, marcha y riesgo de caídas), cognitiva (atención, memoria y lenguaje y comunicación), psicomotriz (coordinación, lateralidad, propiocepción, esterocepción, praxias y gnosias) e interacción social.

El análisis de los resultados mostró que tras la intervención, los participantes mejoraron el control postural y el desempeño de la marcha, disminuyó el riesgo de caída y se observaron mejoras en todas las áreas de intervención, con relaciones estadísticamente significativas entre los resultados pre y postintervención.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada