AFA Coruña inicia un proyecto de estimulación en colaboración con una escuela infantil

Proyecto «Tengo algo que contarte…»

Mariola MorenoJefa de prensa de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras demencias de A Coruña

En el aula que ocupa la pandilla pirata de la Escuela Infantil de Los Rosales, de A Coruña, se han recogido velas momentáneamente: se aguarda la llegada de un grupo de bucaneros, de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer (AFACO) de la ciudad, y los niños (con edades que oscilan entre los 12 y los 24 meses) están expectantes. Los visitantes, adultos que se encuentran en una fase leve-moderada de la enfermedad (GDS 3-4), se presentan dispuestos a repartir entre los más pequeños un botín de gusanitos, que intercambiarán por una sonrisa o por un dibujo. Más tarde, ya habrá tiempo para izar la bandera pirata y de posar para las fotos.

Este particular desembarco en la escuela infantil forma parte del proyecto «Tengo algo que contarte…» de AFACO, dirigido a favorecer el acercamiento y la creación de vínculos entre personas mayores y niños gracias a la organización de encuentros periódicos y juegos. El objetivo es que estos adultos, con Alzheimer en una fase incipiente, convivan durante unos minutos con los más pequeños, contagiarlos de la alegría de vivir de los más jóvenes y ayudar con ello a mejorar el desarrollo del niño, mientras que unos y otros pasan un rato agradable y ameno.

Los mayores aquejados de demencia se ven a menudo privados del contacto cotidiano con los demás, especialmente con las personas más jóvenes, lo que hace todavía más importante un programa de estas características. «Se busca generar un lazo simbólico entre niños y mayores, que se materialice en la realización de actividades conjuntas, como cuentacuentos, el envío de cartas, la celebración de encuentros periódicos en los respectivos centros, así como la realización de excursiones o la asistencia a eventos culturales que persigan un interés común, tanto para los menores como para los mayores y por extensión, para sus respectivos grupos familiares o sociales», aclara Nerea Rey, logopeda de AFACO y responsable de este proyecto.

Para ello, se utilizan métodos flexibles basados en actividades de ocio muy diversas, entre las que destacan las artísticas. No obstante, los organizadores insisten en que el programa no debe verse como una «mera actividad de tiempo libre», ya que diversas investigaciones han puesto de manifiesto los beneficios de carácter «preventivo y terapéutico» asociado al disfrute de este tipo de experiencias. Es lo que algunos especialistas han dado en llamar «ocio terapéutico».

No en vano, el objetivo general de este programa es promover la interrelación, para construir una oportunidad de encuentro intergeneracional en el que se compartan juegos y experiencias, al tiempo que se favorece el desarrollo y la solidaridad. En definitiva, para los mayores, se trata de una excelente oportunidad de favorecer la creación de vínculos con la comunidad y su socialización y contribuye a la estimulación de las capacidades físicas, funcionales y cognitivas (memoria, lenguaje, concentración). También ayuda a paliar el aislamiento y a incrementar la autoestima de estas personas. Para los niños, por su parte, este tipo de iniciativas, les ayudan a crecer haciendo propios los principios del respeto y la tolerancia, mientras que su educación se ve complementada con la experiencia y con los conocimientos que irán adquiriendo poco a poco de sus mayores.

El próximo desembarco pirata, que se hará coincidir con la celebración del carnaval, tendrá lugar en la escuela infantil a finales de febrero.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada